La tecnofilia (del griego τέχνη – technē , “arte, habilidad, oficio”​ y φιλία – philia, “amistad”​) es la afición hacia la tecnología o dispositivos relacionados. Podemos hablar también de la adicción como una afición desmesurada a algo. La afición desmesurada quiere decir que es una acción que no paras de hacer porque te gusta mucho y entonces lo haces en cantidad exagerada o incontrolable.   

 

Adicción, según la definición formal del diccionario, es un hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, en especial drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica. Esto quiere decir que las personas que son adictas simplemente no se pueden separar de eso que les causa adicción porque sufren de forma psicológica y/o física. 

 

Ventajas y desventajas

Los aparatos electrónicos no son ni buenos ni malos, es la forma en la que los usas lo que los hacen buenos para ti o malos.

La adicción a los aparatos electrónicos puede ser mala en ciertos sentidos ya que puede llegar a tal grado de provocar que dejemos de convivir; estar más conectados en el aparato electrónico que en la vida diaria, e incluso dejar de trabajar y comer. Incluso puede ser peligroso porque tu vida puede estar en riesgo si dejas de comer o dormir. Sin embargo, algunas ventajas de tener aparatos electrónicos pueden ser su utilidad para buscar información importante o para conectarnos con familiares lejanos.

 

¿Qué provoca la adicción a la tecnología?

“Entre las causas más reconocidas de la adicción a las redes sociales se encuentran la baja autoestima, la insatisfacción personal, la depresión o hiperactividad e, incluso, la falta de afecto, carencia que con frecuencia los adolescentes tratan de llenar con los famosos likes.” Dice un artículo al respecto de lo que provoca adicción a las redes sociales. 

 

Recomendaciones para una relación más sana con la tecnología digital

Podemos evitar la adicción a los aparatos electrónicos, solo es necesario fijarse unos horarios en el día para utilizar el móvil, las tabletas o el ordenador. Es importante realizar otras actividades de ocio como leer, hacer deporte, ir al cine… Una buena manera de evitar el aislamiento ante las pantallas es jugar a videojuegos con alguna otra persona, compartiendo el rato con alguien.

 

Para nosotros en el Semillero este tema se ha abordado mucho y hemos encontrado algunas soluciones para regular nuestro uso de la tecnología digital que, además, son divertidas. Una de las medidas de uso es poner todos nuestros aparatos electrónicos en un lugar específico en el cual no pueden ser tomados hasta el final del día. De esta manera promovemos la convivencia y actividades físicas lo cual nos ejercita el cuerpo. Lo que hacemos en el Semillero, además de aprender sobre contenidos académicos, es que en nuestros descansos jugamos y convivimos. Esto es valioso porque yo siento que en nuestra generación ya no convivimos y jugamos así entre adolescentes ya que muchas veces pensamos que toda la interacción necesaria está en nuestros dispositivos. Pero no es verdad. Es bueno hacer ver a la juventud que hay todo un mundo y no solo videojuegos o redes sociales; más bien todo un mundo el cual es bueno explorar y aprender de él. 

 

Por Selene Espindola